hidrafloors
hidrafloors

Moquetas y alfombras de sisal

noviembre 16, 2022

Todo sobre las moquetas y alfombras de sisal

Todo lo que necesitas saber sobre las moquetas y alfombras de sisal: fibra, origen, fabricación, propiedades, sostenibilidad, limpieza e instalación

¿Qué es la moqueta de sisal? ¿De qué se componen? ¿Cómo hacen las moquetas de sisal? ¿Qué propiedades tiene y que rendimiento podemos esperar de esta fibra vegetal? ¿Cómo mantener y limpiar una mancha de la fibra de sisal? ¿Cómo instalar una moqueta de sisal? ¿Puedo instalarla en el exterior? A lo largo de los años, nos hemos encontrado con muchas de estas dudas por parte de nuestros clientes. En este blog vamos a despejar todas estas cuestiones y a proporcionarte toda la información necesaria para que tu elección sea la acertada.

El creciente auge por lo natural y la consciencia medioambiental, han hecho que esta fibra vegetal usada desde la antigüedad, y otras como las de algas, bambú, yute, coco o cáñamo entre otros, vuelvan a ser grandes protagonistas en la decoración. Esta fibra tan resistente y cálida puede encontrarse en moquetas y alfombras con diferentes trenzados en sus fibras, haciendo que un trenzado más pequeño tenga un aspecto más elegante y un nudo más grueso aporte un ambiente más rústico y romántico. Actualmente existen multitud de tonalidades y colores disponibles, desde tonos miel o café hasta otros más atrevidos y modernos como en azul, verde o negro. Incluso podemos encontrar patrones en espiga de esta fibra natural.

Aunque las moquetas o alfombras protagonistas son las realizadas únicamente con fibra de sisal, también la encontramos compuesta con otros materiales orgánicos como puede ser la lana. Asimismo, las alfombras de este bello material, tienen la gran ventaja de poder ser personalizadas mediante ribetes a nuestro gusto y personalidad. Hay en el mercado una amplísima gama de acabados, ya sea con bandas finas o gruesas, o bien, con materiales tan diversos como cuero, piel vuelta, lana, olefina, microfibra o incluso flecos.

Para empezar, hablaremos de su origen, composición y su fabricación, seguidamente aportaremos información sobre las características y propiedades de esta fibra natural. Finalmente os explicaremos como instalar, mantener y limpiar una alfombra de sisal.


ÍNDICE:

  1. ¿Qué es el sisal y cómo se extrae su fibra?
  2. Métodos de extracción de la fibra del sisal
  3. ¿Cómo se hacen las moquetas y alfombras de sisal?
  4. Propiedades de las moquetas o alfombras de sisal
  5. El sisal: sostenibilidad y medioambiente
  6. Limpieza de las moquetas y alfombras de sisal
  7. Instalación de las moquetas y alfombras de sisal

1. ¿Qué es el sisal y cómo se extrae su fibra?

El Sisal es una fibra textil vegetal que se obtiene del Agave Sisalana, una planta que se desarrolla en climas tropicales, originaria de Yucatán, México. Es la misma planta de la que se obtienen el mescal o el tequila. Esta fibra natural, en su tierra de origen era conocida como Henequén, pero se la conoce popularmente como sisal debido a que era el nombre del primer puerto (Puerto de Sisal) desde el que se exportaba este material al resto del mundo.

Esta fibra sale de las duras y puntiagudas hojas del Agave, que ya los mayas utilizaban para hacer prendas, cuerdas, bolsas, etc. Cuanto más tierna sea la hoja mejor calidad tendrá la fibra de sisal. Es por eso, que la mejor parte para extraer una buena fibra de calidad es el cogollo del Agave, aunque también pueden utilizarse el resto de pencas. Estas tienen que tener un mínimo de 25 cm de altura para poder trabajar su extracción y que la fibra sea lo suficientemente larga de cara a la producción posterior. Las hojas con puntas secas, amarillentas o agrietadas no sirven, debido a que las fibras pueden estar quebradas o dañadas. Cuanto más tiernas mejor calidad de la fibra.

2. Métodos de extracción de la fibra de sisal

Método de extracción tradicional:

La forma tradicional para extraer la fibra de sisal consiste en tres pasos principales:

1.- Despuntado: Es el proceso en el que se extraen los pinchos laterales de sus hojas.

2.- Desfibrado: Consiste en golpear sus hojas para ablandar la pulpa y que sea más fácil extraer la fibra. Después, se trabaja con una herramienta especial, una especie de espátula que aplasta de punta a punta la hoja. Esta técnica consigue despulpar y desfibrar sus hojas, hasta que únicamente quedan las fibras de sisal.

3.- Cepillado: Una vez quedan los mechones de fibras de sisal, estas tienen un color verdoso debido a su pulpa. Es momento de proceder al lavado para eliminar el resto de pulpa y limpiar la fibra. Una vez lavada, se procede a peinar las fibras para desenredar sus hilos y se poner a secar. En este momento la fibra ya tiene su color característico y está lista para ser trabajada.

Este tratamiento debe realizarse con guates y preferiblemente camiseta de manga larga: tiene una substancia que provoca escozor al contacto con la piel.

Método de extracción industrial:

Básicamente los procesos son los mimos, pero a través de maquinaria industrial, que procesa, desfibra y quita pulpa para quedarse con la fibra pura.

Una vez tenemos las fibras limpias, se suelen preparar fardos de este material natural primario. Ya tenemos la materia lista para ser trabajada.

A partir de aquí entrarían las fábricas que trabajan este material, para preparar bobinas de hilo de sisal. Básicamente, se trata de un proceso por el que las fibras de sisal, que en este punto son mechones de fibras, pasan a través de varias máquinas, para que esta fibra dura y primaria se acabe convirtiendo en bobinas de hilo de sisal. Estás maquinas procesarán las fibras: desde abrirlas, peinarlas y repeinarlas, hasta llegar a la hiladora que se encargará de preparar las bobinas de hilo de sisal. Estos hilos de sisal tienen unas barbas (hilos que sobresalen) y acaban su proceso en la peladora, una máquina que trabaja estos filamentos con una especie de navaja para dejar el material listo y preparado para seguir su transformación, convirtiendo estos hilos de sisal en ovillos, cuerdas, etc. mediante la unión de estos hilos.

3. ¿Cómo se hacen las moquetas y alfombras de sisal?

Para realizar una moqueta de sisal, estas bobinas de hilo de sisal que hemos comentado con anterioridad, se procesarán en una fábrica para trabajar y entrelazar el hilo hasta obtener el diseño textil deseado.

Para ello se preparan las bobinas de hilos de sisal que serán agrupados por un telar. Este trabajará los hilos (trama y urdimbre), los irá tejiendo otorgándoles un diseño. Ya tenemos el tejido de la moqueta. En este punto se procede a finalizar el producto añadiendo a su reverso un backing. Este suele ser de látex natural, pero también existen de polipropileno o algún otro material.

Los reversos otorgan a las moquetas propiedades extras, como pueden ser mayor estabilidad dimensional, un plus en confort de la pisada, mayor absorción acústica, etc.

Estas mismas moquetas se confeccionan a medida para obtener una alfombra de sisal. También encontramos en el mercado alfombras confeccionadas a medida de manera tradicional.

4. Propiedades de las moquetas o alfombras de Sisal

  • La fibra vegetal de sisal es una fibra muy fuerte, por lo que presenta gran resistencia.
  • Es un material perdurable de bajo mantenimiento con un ínfimo desgaste.
  • Al no tener pelo y tener propiedades antibacterianas, son aptas para personas alérgicas, pues son fáciles de aspirar. Además, debido a que son transpirables son aptas para calefacción radiante. Asimismo, son de pisada agradable y soporta el ataque de insectos.
  • Las fibras de sisal son naturalmente antiestáticas y resisten los rayos UV. Tiene propiedades aislantes.
  • Sus fibras absorben bien los tintes, por lo que podemos encontrar diferentes tonos y colores disponibles. Esta misma propiedad de sus fibras tiene una contra, son delicadas con las manchas, eso sí, al tener los nudos del entrelazado, disimularán más las manchas que un tejido liso.
  • Son altamente versátiles, presenta gran variedad de tonos y texturas donde elegir, por lo que encajan a la perfección tanto en un ambiente rústico como en uno más refinado.
  • Presenta una buena absorción del sonido y al impacto
  • Tiene la capacidad de regular la humedad, aun así, es recomendada para interiores. En exteriores puedes colocarlas bajo techo para evitar su deterioro con el agua debido a sus fibras absorbentes.
  • Tiene grandes beneficios medioambientales: Es por excelencia un recurso renovable de material biodegradable.

El sisal es una fibra que nunca pasa de moda. Aporta textura y movimiento a la estancia, transmiten calma y bienestar, combinan con todo. Es realmente agradable el toque natural y cálido que aportan en cualquier habitación. Son perfectas para revestir cualquier espacio, ya sean habitaciones, salones, cocinas o incluso porches. Además, son ideales para proteger los suelos originales, por ejemplo, en entradas, halls o pasillos.

Es un material que, al absorber bien los tintes, permite crear una gran variedad de tonalidades. Esto junto con sus propiedades, diferentes texturas y patrones; permite que encontremos en el mercado gran variedad de diseños diferentes con diversidad de grosores, anchuras de nudo y gramajes.

Atrévete a descubrir el gran abanico de posibilidades, como el clásico trenzado de la colección Kappa, el patrón en cuadros con nudo fino Kitsune o nudos más gruesos como Oni. Y si quieres algo diferente y atrevido, cambia de tercio y dale un toque único con el clásico y hermoso patrón en espiga de la colección Suiko.

No es recomendable instalar alfombra de sisal en el exterior, a no ser que vayas a ponerlo a resguardo bajo techo, debido a su capacidad de absorción de la humedad. Si lo que estás buscando es un material apto para exterior con fibra de sisal, te recomendamos que optes por una fibra sintética de imitación sisal. De este modo tendrás una moqueta con el diseño deseado, pero con la resistencia para exteriores que necesitas. Descubre nuestra colección de moqueta sintética de sisal AQUÍ.

5. El sisal: sostenibilidad y medioambiente

Daremos una especial mención a sus características medioambientales y ecológicas, ya que se trata de un material totalmente natural y 100% biodegradable que tiene gran versatilidad y grandes prestaciones. Una fibra libre de sustancias nocivas que, además, durante su elaboración genera desechos orgánicos y residuos de hojas. Estos desechos se usan para generar bioenergía y producir pienso, fertilizantes y materiales para viviendas ecológicas. Asimismo, su sistema de raíces es muy extendido, por lo que previene la erosión del suelo, incluso, son usadas como cercas ya que son barreras vegetales que protegen tierras de cultivo y bosques.

Pero si hay algo que destacar a parte de todo lo ya mencionado, es que al final su ciclo vital, es un material 100% biodegradable, una fibra sostenible allí donde las haya.

6. Limpieza de las moquetas y alfombras de Sisal

Las alfombras y moquetas de sisal son fáciles de mantener, lo más recomendable es aspirar una o dos veces a la semana para mantener su aspecto. También podemos fregarlas con un poco de agua y jabón neutro, eso sí, habiendo escurrido muy bien previamente.

El sisal es un material que por su naturaleza regula la humedad del ambiente, pero esta misma cualidad, es la que nos indica que, en caso de mancha por derrame de algún líquido, debemos limpiar rápidamente con un paño húmedo, para evitar que las manchas se fijen en las fibras.

Referente a su instalación, no tiene más secreto que otra moqueta o alfombra de otro tipo de fibra.

7. Instalación de la moqueta de sisal

Material necesario:

  • Aspirador
  • Mopa
  • Destornillador
  • Cinta
  • Cúter
  • Espátula
  1. Retirar el polvo del suelo mediante aspirador y pasarle un trapo húmedo para asegurar que toda la superficie está limpia. Dejar secar.
  2. Retirar pletina o paso puerta que tengas colocado en la puerta de acceso a la estancia. Retira dicha puerta y coloca cinta de doble cara en el contorno de las paredes, a no ser que vayas a usar adhesivo acrílico. Coloca también una tira de cinta diagonalmente, es decir, de esquina a esquina de la estancia.
  3. Desenrolla la alfombra a lo largo de una de las paredes dejando un margen de material de unos 10 cm. Plantea la moqueta en el suelo por toda la estancia.
  4. Corta la alfombra a lo largo del umbral de la puerta. Dobla una parte de la alfombra para retirar la protección de la cinta adhesiva. Colócala nuevamente teniendo cuidado de extenderla bien.
  5. Repite la operación del otro lado.
  6. Con cuidado marcamos con la ayuda de la espátula los contornos de la pared. Ahora cortaremos el material con el cúter y la ayuda de la espátula.
  7. Por último, volveremos a colocar la pletina de la puerta y la puerta. ¡Y listo! Tu nueva moqueta está lista para tu disfrute.

Instalar una alfombra, no tiene más secreto que encontrar su lugar idóneo y extenderla. En el caso de que sea una alfombra considerable en tamaño o, este en una zona de paso, podemos considerar poner un poco de cinta de doble cara para evitar resbalones o caídas indeseadas.

Resumiendo, las moquetas y alfombras de sisal son un pavimento atemporal que sigue enamorando con el paso de los años, aportando calidez, encanto y confort.

En Hidra Floors encontrarás una amplia gama de moquetas de sisal donde elegir ¡Fibras naturales en todo su esplendor, elige la tuya y disfruta!

×
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram